TIERRA: Protección ambiental

TIERRA: Protección ambiental

  •    
    Para combatir la polución de la franja costera del Mediterráneo y el Mar Rojo, Israel ha adoptado un multifacético programa de inspección, legislación, ejecución de la ley, limpieza de playas y cooperación internacional, principalmente dentro del marco del Plan de Acción Mediterráneo.​​​​​​​​
  • Planta de tratamiento de aguas negras (Cortesía: Mekorot - Compañía Nacional de Aguas de Israel)
     
    El rápido crecimiento de la población y la expansión de la agricultura y la industria han contribuido a un deterioro ambiental, especialmente en la zona costera, donde se concentra más de la mitad de la población de Israel y la mayor parte de su industria. Para combatir la polución de la franja costera del Mediterráneo y el Mar Rojo, Israel ha adoptado un multifacético programa de inspección, legislación, ejecución de la ley, limpieza de playas y cooperación internacional, principalmente dentro del marco del Plan de Acción Mediterráneo.
     

    Bajo condiciones de escasez de agua y desarrollo intensivo, la disminución de la calidad del agua es un problema crítico. Las principales causas de la contaminación de las aguas subterráneas son los fertilizantes químicos, los pesticidas, la penetración de agua de mar y aguas servidas domésticas e industriales. Se ha otorgado alta prioridad al tratamiento de aguas servidas para impedir sus efectos sobre el medio ambiente y la salud pública y para desarrollar una fuente adicional de agua para la irrigación agrícola. Un plan de administración de aguas recientemente aprobado estipula la desalación de aguas servidas y salinas, la mejora del tratamiento de aguas servidas para su reutilización y la producción y conservación eficientes de agua. Se ha iniciado un programa de rehabilitación de ríos contaminados con el objetivo de transformarlos en fuentes de agua dulce con valor ecológico y recreativo. La calidad del agua potable es supervisada estrictamente. 

    Los factores que afectan la calidad del aire incluyen la producción de energía, los transportes y la industria - los tres han aumentado dramáticamente en los últimos años. El uso de combustible de poco sulfuro para la producción de energía ha ayudado a reducir considerablemente las concentraciones de dióxido de sulfuro, pero las emisiones de contaminantes relacionadas con el aumento del tráfico de vehículos han aumentado significativamente. Se han introducido la gasolina sin plomo, los conversores catalíticos y el gasóleo de bajo contenido de sulfuro para mitigar el problema. Un sistema de vigilancia a nivel nacional brinda información actualizada acerca de la calidad del aire en todo el país. Israel también cumple las resoluciones internacionales referentes al agotamiento del ozono y los cambios climáticos.
     
    El acelerado crecimiento de la población y la expansión de la agricultura y la industria han contribuido a un deterioro ambiental, especialmente en la zona costera, donde se concentra más de la mitad de la población de Israel y la mayor parte de su industria. Para combatir la polución de la franja costera del Mediterráneo y el Mar Rojo, Israel ha adoptado un multifacético programa de inspección, legislación, imposición de las leyes, limpieza de playas y cooperación internacional, principalmente dentro del marco del Plan de Acción Mediterráneo.

     

    Bajo condiciones de escasez de agua y desarrollo intensivo, la degradación de la calidad del agua es un problema crítico. Las principales causas de la contaminación de las aguas subterráneas son los fertilizantes químicos, los pesticidas, la intrusión de agua de mar y la infiltración de aguas servidas domésticas e industriales en los acuíferos. Se ha otorgado alta prioridad al tratamiento de aguas servidas para impedir sus efectos sobre el medio ambiente y la salud pública y para desarrollar una fuente adicional de agua para la irrigación agrícola. Un plan de administración de aguas recientemente aprobado estipula la desalación de aguas servidas y salinas, la mejora del tratamiento de aguas servidas para su reutilización y la producción y conservación eficientes de agua. Se ha iniciado un programa de rehabilitación de ríos contaminados con el objetivo de transformarlos en fuentes de agua dulce con valor ecológico y recreativo. La calidad del agua potable es supervisada estrictamente.

     
     
    Los factores que afectan la calidad del aire incluyen la producción de energía, los transportes y la industria; los tres han aumentado dramáticamente en los últimos años. El uso de combustible de bajo contenido en azufre para la producción de energía ha ayudado a reducir considerablemente las concentraciones de dióxido de azufre, pero las emisiones de contaminantes relacionadas con el aumento del tráfico de vehículos han aumentado significativamente. Se han introducido la gasolina sin plomo, los conversores catalíticos y el gasóleo de bajo contenido de azufre para mitigar el problema. Un sistema de vigilancia a nivel nacional brinda información actualizada acerca de la calidad del aire en todo el país. Israel también cumple las resoluciones internacionales referentes al agotamiento del ozono y los cambios climáticos.
     
    El rápido aumento de la población, del nivel de vida y del consumo han llevado a significativos aumentos de los desperdicios sólidos, del orden del 4 - 5% anual. La mayoría de los vertederos de basura ilegales del país han sido eliminados en los últimos años y reemplazados por rellenos sanitarios que no constituyen una amenaza ambiental. Se está tratando de implantar un sistema integrado de administración de los desperdicios sólidos que incluya la reducción, el reciclaje, la recuperación y la incineración. Recientes regulaciones de reciclaje facilitarán el paso a una tecnología con poco o nada de desperdicios.
     
    El manejo de sustancias peligrosas “de la cuna a la tumba” se basa en someter todos los aspectos de su producción, utilización, tratamiento y eliminación a la obtención de permisos, la reglamentación y la supervisión. La insistencia en el cumplimiento de las leyes, la elaboración de un plan nacional de preparación para respuesta coordinada de emergencia ante accidentes, y el mejoramiento del vertedero nacional de desechos tóxicos y peligrosos permitirán reducir al mínimo los peligros potenciales para la salud y el medio ambiente.
     
    La primera prioridad em este campo es la aplicación rigurosa de la legislación ambiental, junto con la educación, desde el jardín de infantes hasta la universidad. El público ayuda a hacer respetar las leyes ambientales evitando arrojar basuras y velando por el bienestar de los animales. Los ciudadanos están facultados para denunciar violaciones de las leyes correspondientes. Se están usando cada vez más instrumentos económicos para promover la calidad ambiental, ya sea en forma de beneficios financieros a las industrias que invierten en la prevención de la contaminación, o bien en forma de impuestos y multas a quienes contaminan. Se invierten esfuerzos en la conservación de recursos y la prevención de la contaminación en todos los sectores económicos.

     


     
  •