Judios y Cristianos Solidarios

Judios y Cristianos Solidarios

  •    
    Publicado el sábado 09 de febrero del 2013
    ROLAND J. BEHAR: Judíos y cristianos solidarios
    Roland J. Behar
     
    Siempre ha habido solidaridad entre judíos y cristianos. Son numerosos los casos de
    cristianos que arriesgaron su vida con tal de salvar la de un judío perseguido.
    Esta solidaridad es más visible en la segunda mitad del siglo XX y lo que va del XXI.
    Múltiples organizaciones fundadas por cristianos y judíos se encargan de educar a las
    nuevas generaciones promoviendo la ausencia del odio. ¡Quién lo hubiera soñado hace 100 años!
     
    El 7 de febrero del 2013, tuve el placer de asistir a un simposio para rabinos y pastores
    realizado en el Templo Kol Ami Emanu-el, que estuvo auspiciado por varias organizaciones judías y cristianas integradas por anglo e hispanoparlantes.
     
    El evento fue moderado por el conocido pastor Mario Bramnick y el presidente de la
    Federación Judía del Condado Broward, Eric B. Stillman. Las disertaciones, tanto de los
    rabinos como de los pastores invitados al podio, tocaban el corazón y humedecían los ojos por el sentimiento de amor y solidaridad entre hermanos que transmitían. Me impresionó la presentación del Pastor Principal de la Iglesia Internacional Cristo, Carlos Ortiz, quien además es Coordinador Nacional Hispano de Cristianos Unidos por Israel (CUFI), la mayor organización cristiana con esta misión, que cuenta con más de 1.2 millones de miembros.
     
    Uno de los oradores invitados fue el pastor Malcolm Hedding, de la Junta Directiva de la
    Embajada Internacional Cristiana en Jerusalén, quien fuera perseguido en Sudáfrica por
    su lucha contra el apartheid y recibiera asilo político en Israel.
     
    El pastor Hedding mencionó que, a partir de Nostra Aetate (Declaración de la Relación
    entre la Iglesia con las Religiones No Cristianas del Segundo Consejo Vaticano, 1965) , se reafirmó el reconocimiento de la validez del pacto original con Abraham. Apuntó sobre la necesidad del estudio de la historia y de la Biblia para cristianos y judíos; hizo hincapié en que el conocimiento de la misma demuestra, para la fe y la práctica cristiana de amor al prójimo, que el antisemitismo es inadmisible y que el holocausto no hubiera sido posible sin la existencia del odio sembrado hacia los judíos por 2000 años.
     
    El otro orador invitado fue el rabino Shlomo Riskin, fundador del Centro Para El
    Entendimiento entre Judíos y Cristianos y Embajador de Buena Voluntad para las
    relaciones entre cristianos y Judíos de la Oficina del Primer Ministro de Israel.
     
    El rabino Riskin advirtió sobre el peligro que amenaza a la civilización occidental frente al
    ataque de los jihadistas. Aclaró que no se trata del Islam, religión con la que por
    muchísimos años se ha convivido con más o menos paz, no así en el caso de los jihadistas, quienes pretenden llevar su guerra santa de dominio a todos los rincones del planeta.Riskin muy acertadamente explicó que el quid de la cuestión no está en el monoteísmo en si, sino en la ética dentro del monoteísmo, compartido por judíos y cristianos, que se basa
    en la compasión, la justicia, la moralidad y la paz. También recordó Riskin la importancia
    del diálogo entre judíos y cristianos, insistiendo en la raíz y los principios que nos unen y
    no en posibles interpretaciones que nos separen.
     
    Estos y otros esfuerzos de judíos y cristianos alrededor del mundo son imprescindibles
    para contrarrestar las campañas de deslegitimación, una de las tres “D” que definen a un
    enemigo del estado de Israel y, casi siempre, a un antisemita. Nathan Sharansky lo señaló como nadie:
     
    • Demonización: Históricamente representada por Shylock en El Mercader de Venecia por Shakespeare (quien ni siquiera conoció nunca a un judío). O la absurda y mal intencionada comparación de los israelíes con los nazis o los campos de refugiados palestinos con Auschwitz.
     
    • Doble Rasero: Ejemplo elocuente es la reiteración con que las Naciones Unidas condenan a Israel por violaciones contra los derechos humanos, mientras que otros, con flagrantes violaciones denunciadas por sus víctimas como Corea del Norte, China, Siria y Cuba, son omitidas. Otro caso es el absurdo de la negación por parte de la Cruz Roja Internacional de negar la admisión de Magen David Adom mientras la Media Luna Roja, utilizada por Hamas para sus fechorías, es miembro pleno.
     
    • Deslegitimación: Antes se intentó deslegitimizar la existencia de la religión judía, hoy de la razón de existencia del Estado de Israel. La crítica de la política israelí no tiene que ser antisemita, la negación del derecho de Israel a existir siempre es antisemita. El pueblo judío tiene derecho a vivir con seguridad en su tierra natal.
     
    De esto se trata este esfuerzo de cristianos y judíos. Que Dios les bendiga.
     
    © 2013 El Nuevo Herald. All Rights Reserved.
  •  
     
  •  
 

mfaFooter

Site map