Carta de ex-becaria

Carta de la ex-becaria

  •   Ing. Abigail Alvarado Prado/México
  •    
    Cuando gané la beca de Mashav para el Curso-Taller “La Mujer Rural y la Microempresa”, tuve muchas expectativas respecto a todas las herramientas que podría adquirir y que posteriormente podría adaptar a la población indígena de México, así mismo la sola idea de viajar al medio oriente me lleno de temor y alegría.
    Fue una gran estancia en Israel, desde mi llegada y hasta mi partida no deje de impresionarme y maravillarme con su historia, tecnología, desarrollo, espiritualidad, por su educación civil, por su amor y respeto a su patria que con mucho trabajo de equipo han construido y consolidado poco a poco. Su historia y geopolítica es impactante y hasta cierto punto muy diferente a lo que se puede leer, ver y escuchar en los medios de comunicación. El viaje estuvo tranquilo, con la excepción de aplausos espontáneos que surgen de los pasajeros del vuelo, lo cual me llama la atención y rompo en carcajadas al no saber si estos aplausos son parte de las extrañas costumbres de Israel o porque tuvimos suerte en aterrizar sanos y salvos. Ya en el aeropuerto, el idioma se convirtió en un inconveniente, ya que todo estaba escrito en hebreo, comida, avisos, nombres, etc. Observo como su lenguaje suena como brusco e incluso reflexioné sobre como su nivel de comunicación influye en los procesos de conflictos que llevan en su historia como pueblo.
    Mi visita a Israel cambió en gran parte la concepción que tenía del país, del pueblo judío y del conflicto árabe-israelí, es un viaje de recuerdos históricos pues en cada esquina encontrarás algo que te remonte a tus clases de historia y geografía… fue un viaje en el que concluí que admiro mucho al pueblo judío y en el que comprobé la belleza y el toque mágico de este lugar milenario, pero a su vez lleno de modernismo y desarrollo.
    Me pregunté: ¿cómo han hecho los judíos para sobrevivir ante condiciones tan adversas de clima, tierras, acceso al agua, vecinos que les muestran los dientes permanentemente y un conflicto con los palestinos basado en gran parte en diferencias religiosas? Apartando un poco la visión sesgada y amarillista que los medios de comunicación difunden acerca de Israel, y de su injusta fama de avaros, elitistas, negociantes despiadados y hasta ladrones, me atrevería a decir que luego de conocer el país y adentrarme un poco más en su problemática, mi respuesta sería: A punto de dinero, cerebro y unión.
    Israel abre las puertas al mundo para demostrar que la adversidad es el mejor aliciente para salir adelante con éxito, es la muestra más real y actual de que con unión y educación las cosas son posibles. Sólo espero que por fin en la zona del medio oriente pueda llegar la paz, y que la religión y las diferencias culturales (como casi siempre) no sigan siendo instrumentos de muerte para justificar guerras entre pueblos. Israel es un país hermoso, que vale la pena conocer, no se dejen influenciar por los malos comentarios acerca del país y su gente;
    Sus paisajes, sus lindas playas mediterráneas como las de Tel Aviv o Netanya; recorrer sus antiguas ciudades que contrastan con modernos edificios y autopistas; flotar en el mar muerto, comerte una Kebab o un Shawarma con un buen trago de Arak o una cerveza Goldstar en el puerto de Akko o de Jaffo, disfrutar de un platillo de hummus y falafel en Nazareth; visitar una sinagoga, descansar y no hacer nada en un día de Sabbat al mejor estilo judío; viajar por el desierto de Judea, caminar por las calles de la ciudad antigua de Jerusalén y visitar el Muro de las Lamentaciones, la Iglesia del Santo Sepulcro, el Monte de los Olivos en el mismo día, son parte de los gratos recuerdos de mi visita a la tierra santa…
    Desde el punto de vista del objetivo principal de mi estancia en Israel,  resulto una experiencia muy enriquecedora al compartir con varios países latinoamericanos, la diversidad de cultura, las extensiones de territoriales, y desde luego es  mayormente significativo cuando establecimos un punto de referencia con las mujeres rurales israelíes y su proceso de construcción de microempresas, en este aspecto es muy valioso el procedimiento a través del cual el Gobierno apoya este tipo de negocios por medio de una ventanilla única, que no solo realiza los tramites de gestión de los proyectos de negocios, si no que los analiza y con base en ello asesora a los micro emprendedores. Es de reconocer, que debido a las limitadas condiciones de clima, suelo, agua y vegetación del país sus habitantes han aprendido a aprovechar  la más mínima oportunidad de negocio, de toda necesidad surge una idea innovadora y diseñan las estrategias no solo para materializarla si no también procurando su cuidado y permanencia en el tiempo, con lo cual aseguran poder seguir disfrutando del recurso.
    Resulta igualmente impactante ver que la mayoría de las construcciones cuenta en sus azoteas con paneles solares, independiente a que exista un decreto que les obliga a construir incluyendo tecnologías limpias, armonía estética respecto al lugar donde van a vivir, por convicción personal los israelíes realizan acciones de cuidado al agua, generación de basura, reciclado de pet, etc.
    Uno de mis aprendizajes mayormente significativos ha sido que la tecnología limpia es de alto costo para las mujeres rurales, y más aún para las mujeres indígenas de México, cuya prioridad es procurar alimento para sus familias.
    Otro aprendizaje importante, es la conformación de redes para impulsar microempresas rurales y la comercialización de sus productos, a través del direccionamiento del turismo a estos pequeños negocios en donde no solamente venden el producto si no también la historia de su negocio y el proceso de producción, lo cual al ser una cultura tan importante y peculiar a nivel mundial resulta un plus al producto ofrecido.
    En las visitas a microempresarias rurales, en las cuales se conoció todo el proceso de producción, así como la historia desde el inicio de cada uno de los emprendimientos, en los cuales se pudo apreciar que las mujeres rurales israelíes aprovechan toda oportunidad de negocio e inversión de forma ingeniosa y con el apoyo gubernamental de “MATI” una organización sin fines de lucro, que tiene la función de ventanilla única del Gobierno y es a través de ella exclusivamente que se apoyan los proyectos, este proceso es similar al que México realiza con las mujeres rurales a través de FONAES México.
    Derivado de las herramientas y experiencias adquiridas, se  elaboraron 2 proyectos, uno en cooperación con las participantes de Guatemala, Ecuador, República Dominicana, y Uruguay, el cual respondía a una necesidad in situ de los participantes sobre requerimientos de productos de aseo personal, alimentos y cambio de divisas, dado que el idioma Inglés y el Hebreo no eran del dominio de los participantes, a través de  este proyecto  de prestación de servicios, se ofrecía la compra  y entrega de los productos y/o servicios con un costo adicional sobre cada producto y una propina para quien realizaba las compras y entregas, la prestación de este servicio permitía a los clientes/participantes optimizar sus tiempos libres para tareas y recreación, así como permanecer atentos en las sesiones de trabajo, debido a que ya no tenían que preocuparse por el cierre de la casa de cambio, supermercado, así como por el descanso del Sabbat y el proyecto obtenía una ganancia mensual neta de 3,000 NIS (moneda israelí).
    El segundo proyecto se realizó en particular para México, en el cual se proyectó la implementación de una Boutique Gourmet Indígena, a través de la cual se transformarían y comercializarían productos indígenas, misma que generaría por lo menos 15 empleos directos, destinados a mujeres indígenas del área de implementación. Con la elaboración del  este proyecto, se considera comercializar y transformar productos indígenas con una ganancia de 150% del valor inicial de venta del producto y una recuperación de la inversión total en 3 años.
    Con la elaboración del proyecto resultado de la asistencia al curso-taller, se estima contribuir al objetivo del Programa, mejorando la calidad de vida y posicionamiento de las mujeres indígenas beneficiarias del POPMI, así mismo se retoma uno de los objetivos específicos al impulsar la comercialización de sus productos.
     
     
  •  
     
  •