El Puente de la Embajada de Israel

El Puente - julio 2015, newsletter de la Embajada

  •  
     

      

    EDITORIAL: HASTA SIEMPRE...

     
    Han pasado cinco años desde que comencé mi misión en España como Consejera de Cultura, y hoy llegan a su fin; cinco años de profunda experiencia cultural que no sólo han llenado mi vida y la de mi familia, sino que además, me han permitido profundizar en el conocimiento de la cultura española.
     
    Cuando llegué a España vine con muchos proyectos para servir de mediadora cultural, y uno de ellos consistía en que los españoles diferenciaran entre cultura y nacionalidad, o sea, lo judío y lo israelí.. La cultura tiene un origen que se remonta a unos cinco mil años; estoy hablando de la cultura y tradición judía. Pero mi mayor empeño era la cultura contemporánea israelí, que sin duda en España es la más desconocida; tradición e innovación unidas en un tronco común, cuyas ramas alcanzan todas las disciplinas culturales, como corresponde a un país libre, innovador y democrático como lo es Israel.
     
    Creo haberlo conseguido en este tiempo, pero debo agradecer a todas las personas que han trabajado conmigo dicho propósito: personas que desde las instituciones públicas y privadas han estimado en valor la cultura contemporánea israelí, y además han apostado por ella. Prácticamente todas las Comunidades Autónomas de la geografía española, así como las Diputaciones y los Ayuntamientos, pasando por todo tipo de Festivales Internacionales han tenido presente las creaciones israelíes en sus programas.
     
    Me siento orgullosa de la acogida que tales autores de la cultura israelí han tenido en España. Allá donde han ido, y han sido muchos los sitios, literatos como Etgar Keret, Fania Oz, Nir Baram, A. B. Yehoshua, David Grossman, y otros tantos cuyos nombres serían demasiado largos de recordar aquí, se han sentido extraordinariamente queridos por el público español, y así me lo han hecho saber.
     
    En el campo de la música ocurrió más de lo mismo: Noa, Yasmin Levi, David Broza, Asaf Avidan, Ester Rada, Idan Raichel, Ivri Lider, etc., por citar tan sólo a unos pocos, de tanto en tanto repiten en España por la calurosa acogida que han tenido con sus colegas del mundo de la música, algunos de los cuales se han convertido en colaboradores inseparables de los artistas españoles.
     
    Por España también ha pasado el Teatro Nacional de Israel, varias Compañías Internacionales de Danza Contemporánea entre las que destaca la Kibbutz Contemporary Dance Company, Batsheva, Mayumana, y decenas de performances en los teatros de marionetas y de calle que se celebran por toda la geografía nacional. Hemos estado presentes prácticamente en todos los Festivales importantes de la geografía española.
     
    Las universidades han abierto sus puertas a profesores como Yubal Noah Harari, Ari Shavit, Adolfo Roitman y la nobel de química Ada E. Yonath.
     
    En el arte hemos tenido un espacio preferente con Amos Gitai en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía; Sigalit Landau en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona; Ron Arad en la prestigiosa galería IvoryPress; la participación de Israel como país invitado en la Barcelona Design Week…, y otras pequeñas exposiciones de artistas israelíes en galerías de Barcelona y Madrid.
     
    Los Festivales Internacionales de Cine han recibido con aplausos y gran número de público las películas israelíes. Han sido muchos los estrenos y los premios, como en La fiesta de despedida que ganó la Espiga de Oro de Valladolid.
     
    En lo personal, España ha representado para mí y para mi familia una extensión de mi país. Me he sentido plenamente colmada de bendiciones en cada proyecto personal y profesional que he emprendido. Su sol, sus paisajes, sus playas, sus gentes, sus monumentos, su cultura, sus tradiciones…, nada de ello nos ha resultado extraño mas al contrario, nos hemos sentido mediterráneos, vecinos inseparables del mismo mar.
     
    Para concluir, espero haber contribuido en este tiempo a un conocimiento mutuo, entre España e Israel, a través del puente de la Cultura, en el que el año próximo cumplirán treinta años de relaciones diplomáticas; pero de este tema se encargará mi sucesora en el cargo, Hagit Mualem, a quien deseo un futuro colmado de éxitos.
     
    Gracias, España, por permitirme y aceptar tan cordialmente el adjetivo “israelí” unido a todas las disciplinas de la Cultura de mi país. ¡Hasta siempre!
     
     
    Ahuva Spieler Reshet
    Consejera de Cultura de la Embajada de Israel en España
     

     

    Sigue leyendo, suscríbete y consulta puentes acteriores con sus editoriales, noticias, vídeos, etc aquí