ECONOMÍA: Reformas

ECONOMÍA: Reformas importantes

  •    
    El programa económico iniciado por el gobiernoe n 2003 siguió restringiendo el presupuesto estatal (y reduciendo los impuestos) con el propósito de reforzar la economía. Asimismo, el gobierno se embarcó en una campaña de privatización importante de la venta de la propiedad de cientos de empresas públicas.​​
  • El edificio del Banco de Israel y detrás, edificios de ministerios (Foto: OPG)
     
  •  
  • Liberalización de las divisas

  •  

    El Nuevo Shékel Israelí es hoy en día una moneda "dura" que se comercia libremente en todos los mercados monetarios internacionales. Éste es un avance relativamente reciente, después de décadas de control de la moneda, que fue esencial – como en muchos otros países, después de la Segunda Guerra Mundial – para afianzar la economía y asegurar su  crecimiento.

    La grave escasez de divisas en los primeros años del Estado se debió principalmente a que sus importaciones eran mucho mayores que las exportaciones. Esto exigió un "racionamiento" de la moneda extranjera, que se asignó solamente a las necesidades básicas (alimentos, combustible y armamentos). Más tarde se agregaron a la lista la maquinaria y las materias primas para la industria. En aquellos años difíciles, la asignación para viajes al extranjero era de sólo U$S 10 por persona. 

    Hacia fines de los años 50 se autorizó la importación de algunos artículos de lujo y se permitió a los israelíes sacar U$S 100 en cada viaje al exterior. En los años 60 se relajaron aun más las restricciones a la importación, y en los años 70 se liberalizaron por completo, para sustituirlas por lo que se dio en llamar "murallas chinas", aranceles aduaneros exorbitantes. También éstos se fueron reduciendo considerablemente, debido a los acuerdos de libre comercio con la Unión Europea y Estados Unidos, y en la década de los 80 entró en vigor un aumento gradual en las asignaciones de moneda extranjera para viajeros al exterior, de U$S 500 a U$S 3.000. Siguieron a esto los primeros permisos para abrir cuentas y efectuar inversiones en bancos extranjeros, y en la segunda mitad de los años 90 quedaron eliminados los últimos bastiones del control de divisas.

     

  • Tipo de cambio

  •  

    Eliminadas las restricciones a las divisas, hoy es el mercado monetario internacional el que determina el tipo de cambio del shékel. No siempre fue así. Al igual que en todas las economías después de la Segunda Guerra Mundial, el tipo de cambio de la divisa israelí era fijo y de tanto en tanto se devaluaba por decisión gubernamental. 

    En 1948 la Lira Israelí equivalía a una Libra Esterlina (entonces U$S 4); fue devaluada a U$S 2,80 en 1949, junto con la Libra. Desde entonces la divisa israelí ha sido devaluada muchas veces (por ejemplo a LI 1,80 por U$S en 1954, LI 3 por U$S en 1962, LI 4,20 en 1971 y LI 6 en 1974). Esto tenía por objeto facilitar las exportaciones y reducir las importaciones, compensando así al comercio exterior por la tasa de inflación local acumulada desde la devaluación anterior.

    En 1975 Israel siguió el cambio de tendencia en la OCDE introduciendo una "devaluación progresiva" (que permitía una devaluación mensual de hasta un 2%). Este sistema duró dos años, hasta que comenzó la liberalización. Desde entonces, el tipo de cambio ha sido determinado a diario por el Banco de Israel, según las fluctuaciones del mercado. En 1980, 10 LIras se convirtieron en 1 Shékel, y en 1985, 1000 Shékels pasaron a ser 1Nuevo Shékel (NSI). En julio de 2010 el tipo de cambio vigente era en promedio de U$S 0,26 por NSI.

  • Restricción del presupuesto nacional

  •  

    Las circunstancias singulares del crecimiento económico de Israel, gran parte del cual debió ser fomentado por el gobierno durante las dos primeras décadas de existencia del Estado, colocaron a Israel en un lugar destacado en la lista de países con un gran presupuesto nacional en comparación con su PIB. Hubo años en que el presupuesto fue incluso mayor que el PIB, pero en 1980 se redujo al 95 por ciento, en 1990 al 64 por ciento, en 2005 al 49 por ciento y en 2008 alrededor de 43,6% - cerca de la media de la OCDE.

    Durante los años 90 se luchó por reducir el déficit. El objetivo era reducir la relación déficit/PIB a la tasa aceptada en las economías desarrolladas de Occidente. Esta política logró reducirlo en forma efectiva a un cuarto de lo que era a comienzos de la década.  Después de haber aumentado considerablemente en el año 2001, se redujo al 6 por ciento en 2003, al 5 por ciento en 2004, al 3,2 por ciento en 2005 y para el año 2007 no hubo déficit presupuestario significativo. La crisis financiera necesaria una salida del programa de reducción del déficit, y el gobierno aprobó un límite máximo de déficit de alrededor del 6% del PIB para los años 2009-2010, pero con un plan claro de reducir los niveles de déficit, una vez más después de alcanzar la estabilización económica.

    El programa económico iniciado por el gobiernoe n 2003 siguió restringiendo el presupuesto estatal (y reduciendo los impuestos) con el propósito de reforzar la economía.

  • Privatización

  •  

    Aunque el gobierno sigue estimulando las iniciativas económicas, desde mediados de los años 90 su política ha logrado reducir esta intervención. Así, aparte de haber prácticamente eliminado los subsidios a los productos básicos, y reducido los destinados a estimular las inversiones extranjeras y las exportaciones, ha iniciado una gran campaña para la venta de cientos de empresas públicas. 

    Durante la primera década de aplicación de esta política se privatizaron mayormente consorcios pequeños, pero en los últimos años el proceso se ha reforzado, generando un ingreso de US$ 3.000 millones por venta de empresas mayores, como bancos, la aerolínea El AL, la compañia de navegación Zim y la empresa de telecomunicaciones Bezeq, siendo las refinerías de petróleo las siguientes en la agenda. El gobierno se propone además transferir algunos de sus servicios al sector privado.